La interrupción del tratamiento con clozapina debido a razones médicas: ¿cuándo está justificado y cuándo se puede evitar ?

El objetivo del estudio era identificar el resultado de efectos adversos potencialmente graves de la clozapina, en particular aquellos con frecuencia citados como razones para la interrupción del tratamiento y al mismo tiempo caracterizar qué estrategias de gestión se han de realizar para combatir los efectos adversos que no justifican la suspensión.

Estos investigadores daneses realizaron una búsqueda exhaustiva de estudios sobre la clozapina hasta septiembre de 2012 y filtraron los resultados para revisar estudios que informaron sobre la frecuencia de los efectos adversos relacionados con clozapina y aquellos que se han informado como motivos de la interrupción además de estudios que informaban sobre técnicas de gestión para mantener a los pacientes en la utilización con clozapina o habilitar co  éxito la reexposición a esta molécula.

Los siguientes efectos secundarios fueron considerados importantes para esta revisión como posibles motivos de interrupción de la clozapina: neutropenia o agranulocitosis, leucocitosis, trombocitopenia, trombocitosis, eosinofilia, leucocitosis, cambios en el electrocardiograma, aleteo auricular, taquicardia, miocarditis, cardiomiopatía, fiebre, síncope, diabetes, la diabetes, coma hiperosmolar diabético, síndrome neuroléptico maligno, íleo, elevación de las enzimas hepáticas, o convulsiones.

De un total de 13.385 resultados de búsqueda, los datos de 81 estudios fueron incluidos en esta revisión. Los resultados sugieren que la interrupción inmediata de la clozapina sin reexposición está indicado para agranulocitosis, miocarditis y cardiomiopatía. Por otro lado la interrupción de la clozapina con posibilidad de reexposición (siempre que exista la vigilancia y la gestión o el tratamiento profiláctico adecuado) es indicado para el íleo o subíleo, síndrome neuroléptico maligno, tromboembolismo, y cetoacidosis diabética o coma hiperosmolar.

Por otro lado la aparición de neutropenia, leucocitosis, convulsiones, hipotensión ortostática, estreñimiento severo y el aumento de peso y de alteraciones metabólicas, incluyendo síndrome metabólico, deben ser tenidos en cuenta, pero por lo general no justifican la interrupción del tratamiento con clozapina. La eosinofilia, leucocitosis, inducida por fármacos, fiebre, y taquicardia pueden ser fácilmente gestionados y rara vez debe provocar una interrupción de esta molécula.

Por lo tanto, el número de efectos secundarios comúnmente citados como motivos de la interrupción clozapina no necesariamente ameritan dicha acción. Las técnicas de manejo disponibles permiten la continuación o reexposición de la clozapina en relación a una serie de efectos secundarios relacionados con el fármaco.

Jimmi Nielsen, MD; Christoph U. Correll, MD; Peter Manu, MD; and John M. Kane, MD. Termination of Clozapine Treatment Due to Medical Reasons: When Is It Warranted and How Can It Be Avoided? J Clin Psychiatry 2013;74(6):603–613

Enlace a la publicación.